NOVEDADES:
Cargando...

Solucionado- Cómo suprimir archivos y carpetas en Linux con el comando UNIX rm

Cómo suprimir archivos y carpetas en Linux


Estás trabajando sobre una distribución Linux y no encuentras el comando que te permite borrar el contenido de un directorio sin eliminar éste mismo, es decir la carpeta contenedora de los archivos y documentos.

Bueno, antes de enseñarte el comando Shell quiero decir que hay muchas soluciones para este problema en Linux y todas funcionarán a la perfección. Pero sin duda los comandos Shell que escribiré en seguida son las más usadas:

Borrar archivos con el comando rm en Linux

$ rm : Es el comando Shell por defecto para borrar archivos ordinarios y directorios.
$ rm -r :  Es el comando Shell que sirve para suprimir una carpeta y su contenido de forma recursiva.

Ejemplos aplicativo del comando unix rm/rm -r:


- $ rm Nombre_Archivo : sirve justamente para eliminar archivo o carpeta vacía de nombre "Nombre_Archivo"

- $ rm -r Nombre_Carpeta : para borrar la carpeta "Nombre_Carpeta" y su contenido de forma recursiva.

Eliminar el contenido sin borrar el contenedor en Linux

Pero si tu no quieres borrar solamente el contenido y no el directorio, te desplazas al directorio con $ cd Nombre_Carpeta y luego $ rm -r * o simplemente sin desplazarse con el comando Shell cd y ejecutar el siguiente: $ rm -rf Nombre_carpeta/*

Notas: Hemos añadido la opción -f para que no nos pida la confirmación de la supresión de los archivos

Otra simple solución es con la siguiente instrucción del comando Shell: $ rm nombre_de_directorio/* -Rf

Y una última es: $ rm -rf nombre_de_directorio ; mkdir nombre_de_directorio
Lo que hace este último comando es suprimir la carpeta y su contenido de forma recursiva con la opción -r, sin mensaje de confirmación con -f y finalmente crear de nuevo la carpeta vacía con el mismo nombre con el comando $ mkdir y separar los dos comandos con ;

Espero que esto te haya sido de ayuda. Si hay cualquier duda comentarla.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada