Blog de tecnología digital
enseñamos como instalar software y trucos curiosos de Internet.

Post Page Advertisement [Top]




Resultado de imagen de clouding.io
Después de un tiempo probando los servidores VPS que ofrece Clouding.io, vamos a escribir este artículo con el mero objetivo de contar nuestra experiencia. También hablaremos de las características que tienen los servidores, así como ver las ventajas y desventajas de éstos.

Hasta ahora, sabemos que un servidor es un espacio en la nube en el cual podemos alojar nuestra aplicación (sea una aplicación web, un servidor de correos electrónicos, etc.).  

Existen varios tipos de servidores: los hostings, servidor dedicado, servidores VPS y varios más. No vamos a entrar mucho en detalle en los otros tipos, pero vamos a centrarnos en los servidores VPS los cuales ofrece Clouding.io.

Clouding.io, una empresa española cuya sede se encuentra en Barcelona, es un proveedor que ofrece servidores virtuales privados (VPS) con unas características altamente potentes a precios relativamente económicos.

Entrando a la web, nos encontramos con un diseño atractivo y asequible, en el que podemos localizar todo lo que buscamos.


En primer lugar, nos registramos introduciendo nuestro correo electrónico y la contraseña. Posteriormente, realizamos la verificación del registro a través del correo electrónico que recibimos. 

Para completar el registro, nos han solicitado nuestro número de teléfono básicamente como medida de seguridad.


Una vez registrado, entramos con nuestros datos y lo primero que vemos es un panel bastante claro con todos los objetos bien clasificados y situados.

En el cuadro rojo, observamos que tenemos 3 opciones: SERVIDORES, DNS y CUENTA.

  • SERVIDORES: es el panel que se refleja en la imagen anterior. En este apartado es donde realizamos todo el proceso de la creación del servidor, así como gestionarlo o modificarlo.
  • DNS: en esta sección, podemos asignar dominios a los servidores que creamos.
  • CUENTA: en este apartado podemos encontrar el saldo de nuestra cuenta, métodos de pago, facturación, etc.
Vamos a adentrarnos en el apartado Servidores para ver cómo podemos crear el servidor. 

Pulsamos el botón azul para crear un servidor y lo que nos aparece es lo siguiente:

Observamos que disponemos de una variedad de imágenes de disco para crear nuestro servidor. Desde Linux en el que podemos elegir entre los distritos CentOS, Debian y Ubuntu, hasta Windows en el cual existen diferentes versiones tales como Windows Server y Windows 10 basado en Windows 16. También podemos seleccionar otros tipos de imágenes concretamente para aplicaciones como Wordpress, Ghost, Docker, etc. A pesar de ello, nos hubiera gustado encontrarnos con más tipos de imágenes.


Una vez seleccionada la imagen, pasamos a elegir la configuración. Observamos que disponemos de hasta 4 GB de RAM por núcleo vCore siendo 16 el número máximo de núcleos que podemos tener. Lo que supondría tener un servidor con una capacidad de hasta 64 GB de RAM.  Esta característica nos ha parecido bastante interesante puesto que ofrece un amplio margen de espacio para la RAM.

En cuanto al almacenamiento de los datos, disponemos de discos duros SSD con una capacidad máxima de hasta 1900 GB.

La tecnología de los núcleos que usa es Intel Xeon, una característica que hay que destacar puesto que nos ofrece una respuesta más eficiente y veloz.

También observamos que disponemos de los backups. Éstos nos permiten crear copias de seguridad sin tener que hacerlo manualmente en el servidor. Su precio es relativamente económico y lo que más nos sorprende es que se configura de manera dinámica y durante un tiempo corto. Probamos esta opción y vimos como en cuestión de segundos lo hemos conseguido.

Finalmente, para terminar de crear un servidor tenemos la opción de optar de una red privada, así como de agregar un firewall. Clouding.io incorpora 2 redes: la pública, en la cual el servidor tiene una dirección IP pública con la que accedemos al servidor, y la privada, dirección IP con la que se comunican los servidores entre ellos. 

En el apartado de costes, visualizamos el coste que nos supone crear el servidor con las características que hemos introducido. Vemos que podemos ver los costes tanto por hora como por mes. Esta opción nos ha llamado la atención puesto que te refleja el coste de cada operación que realizas.


Una vez configurado nuestro servidor nuevo, observamos que en cuestión de segundos, el servidor se crea. Además, nos ha gustado el detalle de que Clouding.io notifique a través de un correo electrónico sobre la finalización de la creación del servidor.

Volviendo al panel de control, observamos que tenemos lo siguiente:
Pulsando en nuestro servidor, Clouding.io nos redirecciona a un apartado donde vemos toda la información tal como el sistema operativo, la dirección IP pública de nuestro servidor, sus características, etc.

También observamos en el apartado de “Como acceder al servidor” la información necesaria que usamos para acceder a nuestro servidor ya sea a través de consola o a través de algún programa mediante SSH.


Una de las cosas que más nos ha gustado de Clouding.io es que cuando creas un servidor, puedes modificarlo en cuestión de segundos y de una forma muy flexible. Eso se hace gracias a la opción de redimensionar que se encuentra en el apartado de Acciones del servidor.

Al pulsar esa opción, podemos realizar cualquier modificación, ya sea aumentando o disminuyendo la memoria RAM, la capacidad del disco duro, etc.

Una vez realizado el cambio, podemos visualizar el coste que nos supondría dicho cambio. Esta característica de Clouding.io le hace bastante atractiva e interesante puesto que ofrece dinamismo y sencillez para el usuario que quiere crear un servidor, y, además, le ofrece todas las herramientas para llevar a cabo todas las operaciones que quiere.

Otras características importantes a tener en cuenta

Una de las cosas destacables de Clouding.io que ha introducido en su plataforma es la característica Archivado: cuando archivamos nuestro servidor, solo podemos encenderlo o borrarlo. En cambio, cuando apagamos nuestro servidor, podemos realizar cualquier acción tal como redimensionarlo, clonarlo, restaurarlo, etc. Si archivamos nuestro servidor, solo pagamos por el SSD y los backups. Todas estas operaciones se realizan en el panel de servidores tal y como nos aparecía en la imagen de arriba.

Por otra parte, Clouding.io dispone de protección Anti-DDOs para ataques de hasta 2 Tpbs de manera automática. Este servicio es totalmente gratuito para los clientes de la plataforma. Además, el ancho de banda para los clientes es amplio. Gracias a la fibra óptica, los usuarios pueden conectarse a una velocidad de hasta 500 Mbps, lo que supone que el uplink y downlink se realiza en un tiempo relativamente corto. 

¿Qué tal nos ha parecido a nosotros?

Una de las ventajas es la calidad/precio. Hoy en día para montar una página web, con Clouding.io se puede contratar un servidor VPS que te ofrece unas prestaciones altamente eficaces en vez de un hosting compartido.

Los servidores VPS son relativamente dinámicos y en cuestión de segundos, se puede crear un servidor con las herramientas que nos ofrece Clouding.io.

No hace falta preocuparnos por realizar copias de seguridad de manera manual. Con el servicio backups y Snapshot, Clouding.io nos ofrece estos dos servicios para que realice copias de seguridad de manera automatizada. Ambos servicios son baratos.

Tenemos a disposición un servicio para cualquier incidencia técnica a un precio relativamente barato. Además, que podemos optar por asesoramiento por parte del equipo de ingenieros de Clouding.io.

Para cualquier consulta, disponemos de atención al cliente, departamento que se encuentra disponible las 24/7 cuyo teléfono es totalmente gratuito.

Finalmente, Clouding.io te regala 5€ de saldo por registrarte y probar sus servidores VPS. Además, en caso de recomendar este proveedor, te regalan 10€ de saldo.

El enlace para acceder a Clouding.io es: https://clouding.io/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bottom Ad [Post Page]


Todos los derechos reservados.